23• Despejado

26 de Mayo de 2022 12:47

$19.10

Sentido de pertenencia y como cada persona debe asumir la responsabilidad de su propia existencia

Sentido de pertenencia y como cada persona debe asumir la responsabilidad de su propia existencia


Sentido de pertenencia y como cada persona debe asumir la responsabilidad de su propia existencia

Xochitl Rodríguez I.

E-mail: [email protected]

Por costumbre y sin meditar en lo que ello significa, crecimos refiriéndonos a las personas cercanas como “mis” mis hijos, mi pareja, mis amigos, mis padres, etc., esto nos proporciona una sensación de pertenencia que nos hace creer que las personas son de nuestra propiedad y por lo tanto, están obligadas a hacer las cosas como nosotros queremos, a pensar como nosotros pensamos, incluso a sentir como nosotros sentimos, por supuesto que los primeros que nos inculcan este sentimiento de pertenencia son los padres, aprendemos de ellos que les pertenecemos y que evidentemente debemos hacer lo que dicen, no por la autoridad, el conocimiento, respeto o amor que ellos representan, sino porque son "nuestros" padres porque estamos obligados a hacer lo que dicen, por supuesto, cuando crecemos, los amigos se vuelven "nuestros" amigos y la pareja será "nuestra" pareja, lo que sigue es esperar que hagan, digan y piensen como nosotros queremos, cuando esto no ocurre los problemas empiezan

Por supuesto que al tener hijos éstos serán “nuestros” hijos y ellos deberán más que cualquier otra persona hacer, ser y pensar como nosotros decidamos, pero nos enseñaron mal, la realidad es que no le pertenecemos a nadie ni somos propietarios de nadie, cada persona es libre de pensar, creer y actuar como considere correcto, los padres tenemos la obligación de proporcionar sustento y educación a los hijos mientras dependen de nosotros, pero una vez que crecen y se valen por si mismos en todo sentido son libres de hacer su vida como decidan y es nuestro deber enseñarles que así debe de ser, si permanecen con nosotros ya de adultos, es porque no lo hicimos bien

Por este mismo sentido de pertenencia, hace muchos años también se consideraba que era correcto que una de las hijas no se casara para que cuidara de los padres en su vejez, ahora eso ya no aplica tampoco, aun así, todavía hay padres que consideran esto como una posibilidad, de hecho, hoy en día existe la creencia de que aunque ya no sea necesario que no se casen sí deberán hacerse cargo de los padres, de cierta forma para eso son “sus” hijos, por lo tanto se considera que tienen todo el derecho de inculcarles esa responsabilidad 

Pero qué pasa en la realidad, hay una probabilidad bastante alta de que los padres o el padre que llegue a la vejez y viva con cualquiera de los hijos se convierta en un estorbo, sea maltratado y mal visto, que no se le lleve a ningún lado porque ya no puede caminar, da mucha lata, es una incomodidad, no cabe en el carro, no puede viajar, no se desvela, los pretextos son lo de menos y entonces se abandona al padre en casa sin la debida atención, pero también existe la posibilidad de que sea algún hijo el que vaya a vivir con el o los padres ya estando casado, probablemente hasta con hijos y entonces se adueñe de la casa de los padres, los haga a un lado y los mal atienda, se han dado casos incluso en los que se han desalojado a los padres de sus propias casas

Cómo evitar estas situaciones, en mi opinión cada persona debe asumir la responsabilidad de su propia existencia, si decidimos tener hijos, ello no conlleva ninguna obligación por parte de ellos hacia nosotros en la vejez, ya que fue una decisión propia y/o de pareja exclusivamente, por lo tanto, antes de tener hijos debemos de pensar en una estabilidad económica que abarque toda nuestra vida, prever el futuro es algo que pocos hacen, se ve tan lejano cuando somos jóvenes que cuando llega la vejez nos damos cuenta de que el tiempo nos alcanzó sin estar preparados

Para que esto no suceda es muy importante planear nuestro futuro, sé que no se puede planear toda nuestra vida, que siempre suceden imprevistos, que muchas veces la vida nos lleva por un lado totalmente diferente al que queríamos, pero en cualquier caso y donde quiera que estemos o vayamos siempre deberemos ahorrar, previendo que cuando llegue el tiempo en que ya no podamos valernos por nosotros mismos tengamos los medios suficientes para seguir viviendo dignamente y sin necesidad de depender de nadie

Existen varias opciones para vivir la última etapa de nuestras vidas, una de ellas son las casas de descanso y asilos, cuesta mucho trabajo aceptar esa opción, es como si nos refiriéramos a una prisión,  pero la realidad es que son el lugar ideal para una persona mayor, hay lugares hermosos que además tienen la practicidad de proporcionar no solo alojamiento y alimentación, sino también compañía, cuidados, asistencia médica, personal calificado, momentos de esparcimiento y recreación, otra opción para las personas que se hicieron de una propiedad durante su vida laboral, son algunas empresas que brindan la opción de comprar nuestra casa mediante pagos mensuales por el resto de nuestra vida, dándonos la oportunidad de vivir tranquilos hasta el día de la muerte en la misma casa o en el lugar que se elija

Debemos pensar en nosotros mismos cuando lleguemos a la vejez, prever como queremos vivir sin necesidad de afectar nuestra vida o la de los hijos, si lo que tenemos nos alcanza para vivir hasta el final de nuestros días, debemos pensar en  nosotros mismos primero, dejar de pensar en la herencia para los hijos, ellos harán lo propio en su momento, a su vez no debemos hacerlos sentir responsables o culpables si no nos atienden, nos son de nuestra propiedad, no nacieron para cuidarnos al final, si trajimos hijos al mundo fue una decisión propia que no incluye una carta de propiedad, la libertad es para todos y cada uno deberá hacerse responsable de sí mismo, pensar en su vida y en cómo resolverla


Estamos hablando de: