23• Despejado

28 de Junio de 2022 03:46

$19.10

¿Se puede convertir la envidia en motivación? - Columna

¿Se puede convertir la envidia en motivación? - Columna


Psic. Xochitl Rodríguez Ibarra

E-mail: [email protected]

La envidia

Es normal, que deseemos casi permanentemente tener o vivir un sinnúmero de cosas y situaciones que vemos a nuestro alrededor, el problema es que no siempre nos creemos capaces de alcanzar todo lo que deseamos, esto nos hacer sentir frustrados por no poder obtener lo que anhelamos, pero, si vemos que otras personas si logran lo que ansiamos, esto se convierte en un motivo para sentirnos mal, para compararnos con los demás y salir perdiendo y por supuesto surge el sentimiento de envidia hacia los que tienen aquello que tanto queremos.

La parte positiva de la envidia podría ser su lado motivacional, el empuje para mejorar y crecer, también se denomina envidia sana al hecho de reconocer los logros en otras personas, aun deseando tenerlos como propios, sin sentimientos negativos, por el contrario alegrándonos por ello, esto incluso, nos impulsa a esforzarnos para obtenerlos también, pero si por el contrario, nos causa frustración, ansiedad, ira, depresión, o deseos negativos hacia esas personas, manifestando que no se lo merecen, no valoran lo que tienen, no se lo ganaron, en cambio nosotros que si nos hemos esforzado no lo tenemos porque la vida es injusta, etc., entonces hemos caído en el lado negativo de la envidia, generada por una autoestima baja y una falta de aceptación que lleva a que una persona se compare con los demás

El resultado de sentir envidia al compararnos con los demás es estrés, ansiedad y depresión, pero la solución a los problemas de baja autoestima y aceptación no se solucionan teniendo más posesiones, se solucionan conociéndonos mejor, analizando que es lo que nos hace sentir mal, por qué nos sentimos insatisfechos con lo que tenemos, mucha gente no puede responder con precisión por qué no es feliz, qué le hace falta y esto se debe a que no nos hemos detenido a analizar qué origina ese sentimiento

Podríamos empezar con preguntas sencillas como; ¿estoy donde quiero estar?, ¿qué deseo lograr? ¿Qué me detiene para conseguirlo?, si las respuestas son que no puedo por la falta de dinero, de oportunidades, de reconocimiento, de apoyo, etc., es decir, debidas a circunstancias ajenas a nosotros, esto se debe a que es más fácil culpar a todo y a todos con tal de no hacernos responsables de nosotros mismos, al final descubriremos que la realidad es que ni siquiera sabemos que queremos, menos como lo vamos a conseguir y nadie tiene la culpa de esto excepto nosotros mismos

Por lo tanto, lo primero que debemos hacer es plantearnos una meta y un camino factible para llegar, sin buscar escusas, ni culpables por no conseguir lo deseado, porque a todos nos ha pasado que cuando realmente deseamos algo nos arreglamos para conseguirlo y nada ni nadie logra impedir que lo hagamos, eso nos demuestra claramente que cuando en verdad queremos algo lo logramos, es una manera muy sencilla de identificar cuando realmente lo deseamos, si no lo hacemos así es porque no lo queremos en verdad y entonces culpar a todo y a todos por no haberlo logrado es más fácil que aceptar que no lo hicimos porque no queríamos

Lo segundo que debemos hacer es preguntarnos cuales son los motivos que nos impulsan a desear algo, es muy probable que nos encontremos con que es solo porque lo tienen los demás y en realidad no es algo que nos interese, una vez identificado ese punto podemos concentrarnos en lo que realmente nos interesa por un motivo propio y no impuesto, de esa manera nos haremos responsables de nuestras acciones, dejando de culpar a los demás por lo que no hemos logrado

Otro punto muy importante es sabernos capaces de conseguir lo que deseamos, no importando el grado de estudios, nivel socio-económico o herramientas al alcance, cuando queremos algo en verdad, luchamos por conseguir lo que hace falta, solo en caso de que creamos que no somos capaces porque nos sentimos menos que los demás es cuando en verdad no podremos hacerlo, no porque no podamos, sino porque así lo creemos, es como se dice popularmente, si crees que puedes o si crees que no puedes, en ambos casos tienes la razón

Por lo tanto, es fundamental estar convencidos de que somos capaces, pero, si por alguna razón dudamos entonces tenemos que reforzar esa parte, ya sea buscando ayuda, leyendo, informándonos, estudiando, aprendiendo, en fin, haciendo lo que tengamos que hacer para llegar a donde queremos llegar sin hacer caso de lo que nos hayan dicho, de lo que opinen los demás, de lo que hemos creído hasta hoy, todos somos capaces de hacer lo que queramos, lo importante es saberlo y creerlo


Estamos hablando de: