22• Nublado

9 de Agosto de 2022 18:35

$20.54

Que sucede cuando conocemos a una nueva persona

Que sucede cuando conocemos a una nueva persona


Psic. Xochitl Rodríguez I

E-mail: Xochitl Rodríguez I

Qué emoción se siente cuando conocemos a alguien que percibimos es especial por cualquier motivo, ya sea que pensemos que es una persona con la que podemos hacer el negocio que planeábamos,  que es la persona idónea para llevarlo a cabo, un amigo con quién platicar y contar o una pareja para compartir nuestra vida, en cualquiera de los casos siempre surgen sentimientos y sensaciones muy especiales hacia esa persona y entonces empezamos a cuidar lo que hacemos, decimos o vestimos delante de esa persona

El conocer a alguien que pudiera llegar a ser importante en nuestras vidas hace que cambiemos de alguna manera nuestra rutina, esto se debe a que queremos quedar bien, impresionar, que sienta lo mismo que sentimos nosotros, la misma emoción, sensación de felicidad y expectativa que nos genera, cuando pasa el tiempo y surge el conocimiento mutuo con esa persona, ya no necesitamos impresionarla, ya nos conocemos y bajamos la guardia, empezamos a mostrarnos tal cual somos, volvemos a nuestra rutina en la que hemos incluido a esta persona, no podría ser de otra manera porque la adrenalina que produce los cambios de actitud iniciales sería muy dañina para nuestro cuerpo si permaneciera todo el tiempo

Sin embargo, esto genera varias situaciones, la primera es que entendamos que en un principio es normal intentar quedar bien y es muy probable que si la otra persona sintió lo mismo, de igual manera haya actuado de manera diferente ante nuestros ojos, así que en el momento en que se llega al conocimiento real mutuo, lejos de molestar o sorprender debería causarnos gusto porque nos hemos allegado a esa persona, nos hemos familiarizado con su forma de ser y eso hace que nos sintamos satisfechos, pero también puede pasar que nos sintamos engañados, que pensemos que nos mintió con tal de conseguir lo que deseaba y que ahora que lo tiene ya no se comporta igual, pero recordemos que nadie se puede comportar de la misma manera que de inicio, ni nosotros mismos porque no es nuestra esencia, es una manera de quedar bien, de conquistar, de atraer, de gustar de inicio que es totalmente normal y que no se puede sostener indefinidamente

Lo importante es entender que todos somos así, que es normal y que si no aprendimos a conocer y aceptar a la persona tal cual es, entonces debemos alejarnos, querrá decir también que no vimos la realidad, sólo vimos lo que quisimos o esperábamos ver

Existe una tercera opción que se da cuando, con alguna mala intención, sin que exista una atracción hacia una persona en especial de nuestra parte, alguien se haya propuesto llamar nuestra atención por algún deseo o interés personal, esto implica que la persona se esforzará más por averiguar quizá nuestros gustos, intereses o aficiones para de alguna manera llegar a nosotros, es muy probable que esa persona duplique sus esfuerzos y nos muestre una imagen preparada para engañarnos, para obtener lo deseado, una cara que jamás será la real

Cómo podemos identificar a esas personas, en primer lugar, hay que recordar que el cuerpo es sabio y si no nos sentimos a gusto con una persona por más que intente halagarnos es por algo, hagámosle caso a nuestra intuición, porque puede pasar que nos gane el ego al sentirnos halagados y entonces la responsabilidad por haber permitido el engaño será solo nuestra, por no haber hecho caso a nuestra percepción, de hecho, siempre seremos responsables de nuestras decisiones, lo que hagamos será porque así lo decidimos, si aceptamos o no a una persona, si nos agrada o no y queremos seguir, la responsabilidad siempre será nuestra, por lo tanto seamos cautelosos con quienes permitimos entrar en nuestras vidas

Un último caso es también, cuando de entrada una persona nos cae mal, de alguna manera sentimos que no es de nuestro agrado, pero esto puede ser por razones equivocadas como son el racismo, la intolerancia y los prejuicios, quizá puede ser que la persona nos recuerde a alguien o algo que rechazamos de nosotros mismos o simplemente su lenguaje corporal nos envía mensajes incorrectos, en esos casos, nuestro cerebro intentará protegernos de los posibles riesgos que pueda percibir en esas personas o situaciones, pero también podemos analizar si realmente esa persona puede representar un riesgo o si podemos darnos la oportunidad de conocerla, en cuyo caso podemos llevarnos gratas sorpresas, pero, si no fuera así, siempre podemos retirarnos de cualquier persona en el momento en que lo deseemos, si no estaba antes en nuestra vida, podemos continuar sin ella, recordemos que siempre tendremos la opción de decidir que queremos


Estamos hablando de: