23• Despejado

26 de Mayo de 2022 12:22

$19.10

La mercadotecnia y la psicología - Columna

La mercadotecnia y la psicología - Columna


La mercadotecnia y la psicología - Columna

Psic. Xochitl Rodríguez I

E-mail: [email protected]

Es indudable que a la mayoría de las personas nos gusta ir de compras, estrenar, comprar cosas para la casa, para el auto, para regalar, cosas que necesitamos y cosas que no, es bastante placentero sentir que se tiene el poder adquisitivo para comprar lo que uno desea y por el contrario es bastante frustrante no poder comprar lo que uno quiere

En la actualidad estamos llenos de tanta publicidad que es difícil abstraerse de las compras, de querer todo lo que nos muestran constantemente en la televisión, en la calle, en los aparadores, en internet: ropa, alimentos, perfumes, artículos decorativos, muebles, autos, medicamentos, etc., sin darnos cuenta nos dejamos envolver por toda esa publicidad que nos conduce a gastar y gastar cada vez más

La consecuencia de todo esa publicidad que nos bombardea sin cesar  sugiriéndonos que debemos seguir comprando y haciéndonos creer que necesitamos cada vez más y más cosas para ser felices, es más personas frustradas, angustiadas, tristes, estresadas, con ansiedad y baja autoestima, debido al hecho de que ninguna cantidad de  dinero es suficiente, ni todo el esfuerzo que hagamos alcanza para tener todo lo que la mercadotecnia nos motiva a desear, esto no se trata de superación, de fijarse metas para crecer y ser mejores, se trata de querer lo inalcanzable, lo innecesario, justamente por creer que eso nos hará sentir mejor cada día

La publicidad está diseñada para crear necesidades en las personas, para hacernos creer que sin un determinado producto no podremos estar bien, que no seremos totalmente felices, incluso ni siquiera podremos alcanzar la salud plena, en la actualidad son tan agresivas las campañas publicitarias que se valen de todo tipo de engaños para convencernos de que necesitamos sus productos; como recurrir a opiniones “médicas” con tal de convencernos de que sin tal o cual producto no estaremos bien o tendremos repercusiones en la salud, esto incluso debería ser ilegal y estar prohibido por manipular a las personas en cuanto a su salud

Pero como no es así, la publicidad que está planeada para convencer a los posibles compradores inunda nuestro medio y como no podemos alcanzar ese nivel de vida que nos ofrecen para estar realmente "felices y sanos" nos frustramos, es evidente que jamás tendremos el cuerpo de la modelo que aparece en las revistas o en la televisión anunciando cualquier cantidad de productos de belleza, salud, ejercicio, alimentación, etc., simplemente porque esa persona no obtuvo su figura con esos productos, por lo tanto nuestra autoestima baja pensando que algo estamos haciendo mal, nos preguntamos ¿porque si hago todo lo que dicen no me veo así?, tampoco podremos alcanzar los estilos de vida glamorosos que nos presentan porque la economía actual de la mayoría de nosotros no lo permite, entonces nos angustiamos creyendo que no nos esforzamos lo suficiente 

Parte de todo ese estrés que vivimos a, diario, de la frustración que se percibe por todos lados es debido a esta carrera contra la economía de cualquier ser humano que vive de su trabajo y esfuerzo diario, lo que no debería ser así, ojalá pudiéramos darnos cuenta de que no necesitamos absolutamente nada de lo que se anuncia en la televisión, en los carteles publicitarios o en los aparadores de los centros comerciales

Estamos tan hechos a la idea de estar comprando cientos de cosas que no necesitamos que pensamos que realmente nuestra vida no sería posible sin todo eso, hay un programa de televisión que habla de gente acumuladora que llena sus casas de cosas hasta el punto en que no pueden caminar siquiera por ningún lado y podemos pensar que no tenemos nada que ver con ellos, ni cercanos estamos de vivir una situación así, pero yo veo lo contrario, si sacáramos todas nuestras cosas a la calle e intentáramos vivir sin nada de eso, únicamente con lo indispensable, ¿cuántas cosas creen que volveríamos a meter a casa?, únicamente el 3% de todo lo que tenemos sería realmente indispensable, todo lo demás sobra

Y estoy de acuerdo en que tengamos lo que deseemos siempre y cuando podamos hacerlo, esto es, que no nos cause conflicto si no lo tenemos, que no perjudique nuestra economía, que no tengamos que sacrificar otra cosa para tenerlo, que no nos cause angustia ni problemas emocionales, que no surjan conflictos con los demás miembros de la familia al adquirirlos. La realidad es que no va a pasar nada si no compramos lo que no necesitamos, no seremos ni más ni menos felices, lo importante lo llevamos dentro, la ropa, perfumes, joyas, casas, autos, etc., no nos definen, no vamos a adelgazar o a engordar, ni seremos más altos o más bajitos, más rubios o morenos, más jóvenes, más sanos o mejores personas

En alguna ocasión vi un video de José Mujica, ex presidente de Uruguay que decía que los artículos que compramos no cuestan el valor que pagamos por ellos sino el tiempo que invertimos en conseguir ese dinero, es nuestro tiempo el que estamos invirtiendo para tratar de ganarle a la carrera de las compras sin sentido, tiempo maravilloso que podríamos dedicar a nosotros, a nuestras familias, y a ser verdaderamente felices sin necesidad de comprar nada


Estamos hablando de: