23• Despejado

26 de Mayo de 2022 12:18

$19.10

La mentira en nuestra vida diaria - Columna

La mentira en nuestra vida diaria - Columna


La mentira en nuestra vida diaria - Columna

Psic. Xochitl Rodríguez I.

E-mail: [email protected]

La Mentira

La vida es como una montaña rusa llena de experiencias extremas y hay quienes opinan que mientras mas altibajos mayor adrenalina y emociones, sin embargo, hay quienes prefieren una vida más tranquila, sin tantos cambios y sobresaltos, en ese recorrido deberemos tomar muchas decisiones de las cuales surgirán consecuencias que llegarán por si solas sin que podamos evitarlas, por eso, siempre será necesario tener muy claro qué queremos, para así enfrentar el resultado de nuestras decisiones, sin que nos tome por sorpresa o sentirnos víctimas de la vida o de las circunstancias 

Entre todas las decisiones que deberemos tomar está el mentir o no, como en todo hay quienes afirman que mentir es bueno, necesario e incluso un muy útil recurso y hay quienes piensan que ser honesto proporciona mayor tranquilidad. En todo caso, quién no ha dicho una mentira a lo largo de la vida, de pequeños si cometíamos alguna falta, la mentira era el primer recurso que se venía a nuestra mente, “yo no fui” incluso fuimos capaces de inculpar a otras personas de nuestras travesuras con tal de escaparnos del castigo, los golpes, o el sermón 

Mentir por lo regular es una muy mala práctica que aunque supuestamente nos “salva” en el momento, es una salida falsa que produce mucho daño, ni siquiera podríamos calcular el daño que hemos hecho al mentir a lo largo de nuestra vida, de niños quizá hicimos que castigaran o golpearan a alguien más en nuestro lugar y de adultos, probablemente dañamos algún hogar o el propio ocultando nuestras acciones, quizá alguien más tuvo que pagar por algo que nosotros hicimos, muy probablemente originamos desconfianza, frustración, enojo o culpa en las personas cercanas, en nuestros seres queridos o allegados, mentimos muchas veces y a mucha gente, a los padres, maestros, parejas, hijos, amigos, jefes, autoridades, etc., hemos mentido tanto que se hizo parte de nuestras vidas como algo “normal”

La mentira ha hecho mucho daño a la humanidad a lo largo de la historia, ocasionando guerras incluso, un claro ejemplo fue Nayirah Al Sabah, quién en 1990 cuando Irak invade Kuwait, declara ante el Congreso de Estados Unidos que el ejército de Saddam Hussein, sacaba bebes prematuros de las incubadoras en uno de los hospitales de Kuwait, siendo esto totalmente falso, esta niña de 15 años era hija de Saud Nasir al Sabah embajador de Kuwait en Washington, estas declaraciones inclinaron la balanza hacia la participación de Estados Unidos en la guerra de Irak

Mentir en la actualidad es parte de la vida diaria, se volvió tan común el mentir, que ya no se sabe que es verdad y que no, gobiernos, personas, intereses crean mentira tras mentira con tal de lograr sus propios objetivos, a quién se afecte es lo de menos, eso hace mucho que dejó de importar, mentimos nosotros, la publicidad, los políticos, lo que va creando cada vez más y más desconfianza, mentir es un recurso que utilizamos cada vez más pero que a su vez nos hace sentir mal y nos genera enfermedades de todo tipo como dolores de garganta, cuello, espalda, estrés, tristeza, baja autoestima, depresión, angustia y ansiedad por ello la persona que es capaz de enfrentar realmente sus errores o su comportamiento, entiende que evitar el daño que se ocasiona a sí mismo y a otras personas, es lo realmente importante

Las mentiras no tienen porque controlar nuestras vidas, he conocido personas que han mentido tanto que crearon un mundo alterno, quizá el suyo no les gustaba y era mejor así, sin embargo, siempre es mejor enfrentar la realidad, hacernos cargo de ella, reconocer los errores y buscar soluciones, mentir es bastante más complicado, hay que tener muy buena memoria para recordar todo lo dicho y no caer en contradicciones, es menos complicado ser honestos, no hay justificación para mentir, no es verdad que estemos protegiendo a alguien, excepto a nosotros mismos y al temor de enfrentar la verdad

Sin embargo, existen situaciones en las que una mentira puede ayudar a salvar vidas, como fue el caso de la operación jaque en Colombia, en la que el ejército colombiano engaña a las FARC para recuperar a 15 secuestrados utilizando un helicóptero con el emblema de una supuesta organización “Misión Humanitaria Internacional” ONG ficticia creada para la operación, dicha operación tiene éxito y el rescate se logra, sin embargo el utilizar un emblema del Comité Internacional de la cruz roja y el registro de una ONG verdadera, hizo que Colombia tuviera que disculparse, lo que nos demuestra que a pesar de la buena intención y acción del gobierno de Colombia, algunos engaños no fueron bien vistos

Al final nos toca decidir cómo queremos vivir, ¿creemos poder manejar la mentira?, ¿queremos creer que lo hacemos para ayudar? o en realidad lo hacemos para protegernos, si decidimos enfrentar nuestros errores esto nos permitirá crecer, madurar y aprender, por el contrario, engañar siempre tendrá un resultado negativo, cada quién es responsable de sí mismo, de sus decisiones, de sus propias consecuencias y de aceptar el camino elegido, porque, aunque a veces pudiera parecer que burlamos a la vida y nos salimos con la nuestra las consecuencias siempre nos recordarán que no es así.


Estamos hablando de: