22• Nublado

9 de Agosto de 2022 19:00

$20.54

El autoconocimiento - Columna

El autoconocimiento - Columna


Psic. Xochitl Rodríguez I.

E-mail: [email protected]

A lo largo de la vida siempre se habla de cambios y aprendizaje, los primeros cambios son naturales tanto física como emocionalmente, después los cambios que se experimentan son por aprendizaje, pero se nos olvida un punto importante en todo este trayecto y es el cambio por gusto, por elección

Antes de entender, de ser empáticos, de aceptar a los demás, debemos hacerlo con nosotros mismos, no podemos avanzar de manera tranquila y satisfactoria si ni siquiera sabemos que queremos o hacia dónde nos dirigimos y por qué, incluso llega a suceder que ni siquiera podemos decidir lo que nos gusta debido a que no tenemos ni idea de ello

Parece mentira, pero la mayoría de nosotros no nos conocemos en realidad, aprendimos a caminar e ir hacia donde nos señalaron, pensando que era el mejor camino, después aprendimos a seguir a maestros, compañeros y amigos, por lo regular imitando los deseos de los demás, la moda impuesta por la sociedad, lo correcto o incorrecto porque así nos dijeron que debía ser, pero, en qué momento nos detuvimos a pensar si estábamos de acuerdo o no, si en realidad era lo que queríamos o no

Si nos preguntan a la mayoría de las personas si somos felices, si sabemos lo que queremos y por qué, muchas no lo sabremos a ciencia cierta, incluso podemos iniciar una conversación con cualquier persona y si no estamos de acuerdo en lo que dice o piensa, defendemos nuestro punto de vista con mucho fervor exponiendo todos los argumentos a nuestro alcance, para convencerle de que tenemos la razón y si lo logramos nos sentimos muy satisfechos, pero, en realidad ¿ponemos en práctica lo que pensamos?, en realidad son nuestros pensamientos o simplemente es lo que hemos escuchado en otro lado, creemos en ello o es solo por llevar la contraria a alguien más, ¿estamos seguros si realmente nos identificamos con esa creencia o ese pensamiento?

Opino que nuestra vida sería mucho más satisfactoria si supiéramos con certeza que queremos, que nos gusta, que nos hace sentir plenos, no solo para defender nuestro pensar, sino para ponerlo en práctica, por lo tanto, antes de querer entender a los demás, debemos empezar por nosotros mismos, pero ¿cómo hacer esto?

Lo primero es saber que debemos dedicar el tiempo necesario para conocernos, un buen punto de partida es hacer un recuento de las cosas que hemos hecho a lo largo de la vida sin que nada nos detuviera, aunque haya ido en contra de lo que nos decían, de permisos o de toda lógica, avanzamos hasta conseguir lo que quisimos, con esto podremos identificar fácilmente que si hay cosas que verdaderamente nos gustan, que cuando hacemos algo sin pensarlo dos veces es porque realmente deseamos hacerlo y a pesar de los obstáculos o negativas siempre lo logramos, con esto descubriremos dos cosas importantes de nosotros mismos, la primera es que sí somos capaces de conseguir lo que queremos cuando realmente lo queremos y la segunda nos ayuda a identificar las cosas que realmente deseamos 

Cuando, por el contrario, nos encontramos haciendo algo en lo que no avanzamos y nos topamos con una serie de escusas y obstáculos que nos impiden hacerlo, significa que ese algo no nos llena por completo, que no es lo que realmente queremos o que simplemente no nos satisface, es ese el momento exacto en que debemos detenernos y ponernos a analizar porque no avanzamos, si estamos haciendo lo que realmente deseamos o no e identificar qué es lo que realmente queremos 

Otra opción para saber que nos gusta es recordar los momentos de nuestra vida en los cuales nos hemos sentido tan felices que quisimos saltar de alegría, en que hemos sentido que se nos sale el corazón de felicidad o emoción o en los que se nos ha puesto chinita la piel de emoción

Al identificar qué fue lo que paso en esos momentos, por qué fueron tan especiales para nosotros, qué nos hizo sentir tan felices, podremos recordar e identificar qué es lo que queremos, que nos gusta, también podremos analizar que pasó después, si continuamos o nos alejamos de esos sueños, quizá los hicimos de lado por ir en pos de los sueños o deseos de alguien más y nos olvidamos de nosotros mismos y en el camino olvidamos incluso cuales eran nuestros gustos, aficiones, sueños y deseos y por eso con el tiempo ya ni siquiera luchamos por conseguirlos

Y claro podemos pensar que no pudimos hacerlo diferente, que no hay manera de cambiar nuestra realidad, que ya es inalcanzable aquel sueño y podemos decidir quedarnos como estamos o cambiar e intentar obtener lo que en verdad nos hace felices, en cualquier caso estará bien, solo que ahora seremos conscientes de que así lo estamos decidiendo, no es el destino, o la suerte, ni mi triste vida la que me tiene aquí, sino mis propias decisiones, en ese momento sabremos a ciencia cierta quiénes somos y que queremos y quizá descubramos que existen otras opciones que tal vez si podamos realizar


Estamos hablando de: